Dibujar una princesa estilo Disney

Las princesas Disney han cobrado muchísima fuerza durante los últimos años, en parte gracias a las sátiras realizadas por otros estudios de animación. Pero Disney ha hecho una movida inteligente de todo esto, y aceptando la burla (películas como Shrek son un claro ejemplo de esto) se ha propuesto cambiar la imagen frágil y delicada que solían tener estas coquetas muchachas años atrás, mostrándolas ahora atrevidas, con sueños bajados a tierra de aventura, que las llevan a la acción. Rapunzel, Encantada o La Princesa y el Sapo, sin lugar a dudas son la nueva generación de princesas que no solamente apuntan a un público de niñas pequeñas.

La protagonista de la película hibrido (animación/vida real) “Encantada“, es la carismática princesa Giselle. Veamos como dibujarla y colorearla digitalmente. Para ello utilizaremos el programa gráfico Flash CS3 y una tableta digital.

Primero, en un archivo nuevo, trazamos con el pincel las líneas básicas que van a determinar el boceto y la estructura del dibujo. Utilizamos un color gris claro que va a permitir corregir cuantas veces queramos los detalles,  y así lograr tener una idea global del dibujo. Este es el momento dónde definiremos la posición en la que pondremos a nuestra princesa. Al completar, agrupamos el boceto en una única capa y la bloqueamos para que no interfiera con lo que dibujemos a futuro.

El segundo paso es crear una nueva capa sobre la anterior y seleccionamos un color intenso para el pincel (puede ser rojo o verde). Aprovechando el boceto que realizamos anteriormente, trazamos con mayor seguridad las líneas limpias y definitivas de nuestro dibujo sobre él.

Ocultemos la capa inferior del boceto, ya no la necesitaremos de aquí en mas. Seleccionamos la totalidad de las líneas limpias de nuestra segunda capa y las coloreamos de negro para así tener claros los contornos de nuestro dibujo de princesa al momento de colorearlo.

Ahora es la etapa de definir nuestra paleta de colores. Para ello podremos trazar pequeños cuadrados (o círculos) dónde probaremos cada color. Es importante agruparlos y tenerlos siempre a mano. Pensar una paleta de colores antes de comenzar a colorear nos asegura que nuestro dibujo quede atractivo y evitará abuso de contraste. Con la herramienta cuenta gotas seleccionamos cada color y rellenamos las formas de nuestra princesa usando el tarro de pintura. Si vemos que quedan espacios sin rellenar, podremos hacerlo a mano con el pincel, manteniendo siempre el color adecuado seleccionado. Veremos que al terminar tendremos un dibujo con colores planos dentro de contornos negros.

Agregar luces y sombras puede ser complicado, pero si somos ordenados no debería ser mayor reto. Nos será mucho mas fácil si volvemos a seleccionar un color intenso con el pincel; esto es para que podamos distinguir las líneas que tracemos como guías, de las líneas finales de nuestra ilustración. Vamos marcando las zonas de luz y sombra, siempre teniendo cuidado de definir formas cerradas. Armemos como lo hicimos con la paleta de colores, una serie de rectángulos dónde definiremos los pasajes de luz y sobra en la piel, el cabello y el vestido. Estos rectángulos nos van a servir para rellenar las formas que recientemente determinamos con la herramienta de degradado. Tengamos en cuenta de que lado queremos venga la luz para representar las zonas mas oscuras en el lado contrario. Para completar la etapa, seleccionamos todas las líneas guía (solamente las rojas) y las ocultamos. Veremos que nuestro dibujo toma volumen.

Para darle una terminación cálida a nuestro dibujo, siempre es bueno ir seleccionando los contornos negros y coloreándolos de un color un poco mas obscuro que el del relleno. Esto va dar un lindo efecto a nuestro dibujo de la princesa Giselle.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *