Historia de la Navidad

La historia de la Navidad se remonta más de 4000 años. Nuestras tradiciones navideñas se celebraban siglos antes de que el niño Jesús naciera.

La historia de la Navidad se remonta más de 4000 años.  Nuestras tradiciones navideñas se celebraban siglos antes de que el niño Jesús naciera: los fuegos, el árbol de navidad, la entrega de regalos y los desfiles de carnaval.

Muchas de estas tradiciones se iniciaron con la celebración del Año Nuevo Mesopotámico. Los Mesopotámicos creían en muchos dioses, y en homenaje a su dios principal Marduk celebraban un festival en el Año Nuevo, que se denominaba Zagmuk.

Los Persas y los Babilonios celebraban un festival similar llamado el Sacaea. Parte de esa celebración incluía el intercambio de regalos.

Los primeros europeos creían en espíritus malignos, brujas, fantasmas y trolls. En el solsticio de invierno, con sus largas noches frías y días cortos, mucha gente temía que el sol no volvería.

Rituales especiales y celebraciones se llevaban a cabo para dar la bienvenida del nuevo sol. Grandes hogueras también se iluminaban para celebrar el regreso del sol. En algunas zonas la gente ataría las manzanas a las ramas de los árboles para recordar que la primavera y el verano iba a volver.

Más tarde los Romanos celebrarían a su dios Saturno. Su fiesta fue llamada Saturnalia, que comenzaba a mediados de diciembre y finalizaba el 1 de enero. La celebración incluía mascaradas en las calles, grandes comidas festivas, visitas a amigos, y el intercambio de regalos de buena suerte.

Pero a medida que el cristianismo se difundió, creció la alarma por la celebración frecuente de costumbres paganas. A pesar de la prohibición de este tipo de celebración, se siguieron haciendo los festejos. Finalmente se decidió convertir a Saturnalia en una celebración de Jesús, controlando de este modo el carácter de las fiestas.

Así, los Cristianos  tuvieron éxito en la adopción de la alegría las luces y los regalos de la fiesta Saturanalia para la celebración de la Navidad. Oficialmente, en el año 350 Papa Julio I, eligió 25 de diciembre para la celebración de la Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *